Desierto de los Leones / Lions Desert

8 agosto, 2015
Desierto de los Leones

Desierto de los Leones

¡Ah cómo me gusta este lugar!

Nos tocó un dia hermoso y los jardines estaban en su mejor momento. Es de esos lugares perfectos para tomar fotografías. Ese día había una boda en una pequeña capilla del lugar. ¡Un sitio espectacular para una boda!

Lo único malo es que por la misma razón estaba cerrada una sección del convento, donde se llevaría a cabo la recepción. Así que no pudimos visitar la capilla de los secretos ni los jardines  con los árboles inmensos. Pero los pueden ver en una entrada en este blog de una visita anterior que hice.  🙂

¡Visiten!

Pueden ver las fotos AQUÍ

 


Oh how I love this place!

In this visit we had a beautiful day and the gardens were at their best. It is one of those perfect places to take pictures. That day there was a wedding taking place at the little chapel. A great place for a wedding indeed!

The only inconvenient is that for the same reason a section of the convent was closed. Precisely where the reception would take place. So we could not visit the chapel of the secrets or the gardens with huge trees. But you can watch them in a previous entry in this blog from another. 🙂

Please Visit el Desierto de los Leones!


Castillo de Chapultepec / Chapultepec Castle

9 julio, 2015
Alcázar del Castillo de Chapultepec

Alcázar del Castillo de Chapultepec

¡Cómo me gusta ir al castillo de Chapultepec!

Es un lugar único en la Ciudad de México por varias razones: primero, es la única residencia real de América. Esto es, que vivió un monarca en ella (post-conquista, claro). Fue residencia del emperador de México Maximiliano y antes de la conquista, sitio de descanso del emperador Moctezuma.

Segundo, está construido sobre el cerro de Chapultepec,  por lo que desde allá arriba se tienen unas vistas 360 grados fantásticas de la ciudad.

Y finalmente, está  enclavado en el maravilloso bosque de Chapultepec, sumando a las muchas atracciones del parque.

Se llega facilísimo por la avenida Reforma o por el metro Chapultepec. Lo único que no me gusta es que para llegar a él tienes que pasar por un mar de puestos horribles de vendedores ambulantes que te marean con sus gritos estridentes.

Puedes subir a la entrada del castillo tomando un trenecito que te cobra $13 por subir y tarda mucho en pasar y siempre hay filas larguísimas u optar por caminar. Recomiendo esta última opción.  Es una subida agradable y te topas con muchas ardillas y bonitas vistas.

No puedes pasar con bultos ni alimentos ni bebidas (ni agua!). Hay unos lockers para que dejes todo eso resguardado.

El castillo, construido en 1778,  ha sido residencia de virreyes, emperadores y presidentes. Ha servido también como academia militar, almacén de pólvora y observatorio astronómico. Ha sido lugar de una batalla en una guerra contra Estados Unidos y actualmente es el Museo Nacional de Historia.

Qué versatilidad, digo yo.

Tiene unos jardines hermosos y resguarda muchos objetos históricos (como los carruajes de Maximiliano y el presidente Juárez) y muestra muchas habitaciones de los diversos periodos de ocupación todas muy bonitas y bien restauradas. Hay murales impresionantes, una escalera palaciega y unos vitrales hermosos.

La vista más espectacular desde mi punto de vista es la de la avenida Reforma desde el alcázar. Arbolada, recta, rodeada de torres y con el Ángel de la independencia a lo lejos. Esta avenida fue mandada construir por Maxi (el emperador austriaco) para tener un acceso directo al palacio nacional y le llamó el Paseo de la Emperatriz. Se dice que se tomó la avenida Campos Elíseos de París como inspiración. El chiste es que quedó muy bonita.

Lleven su cámara porque hay muchas oportunidades de fotos buenísimas.

Ojo: lamentablemente para los amigos extranjeros no hay indicaciones en inglés (llamada de atención para los responsables del museo, cómo que un sitio turístico por excelencia de la ciudad no tiene información en inglés???) Así que es mejor que contraten un guía para entender el contexto de lo que ven.

Pueden ver las fotos AQUÍ

 


I love going to the  Chapultepec Castle!

It is a unique place in Mexico City for several reasons: first, it is the only royal residence in America. That is, a monarch who actually lived in it (post-conquest, of course). It was the residence of Emperor Maximilian of Mexico, and before the conquest, it was a resting place of Emperor Moctezuma.

Second, it is built on the hill of Chapultepec, and you have from there wonderful 360 degree views of the city.

And finally, it is nestled in the beautiful Chapultepec Park, adding to the many attractions of the park.

It is very easy to get to the castle  from Reforma Avenue or the Chapultepec subway station. The only thing I dislike is that to reach it you have to go through a sea of ​​terrible street vendors that get you dizzy with their shrill cries.

You can walk up to the castle entrance taking a little train that charges you $ 13 and doesn’t run very often and there are always long lines,  or choose to walk. I recommend the latter. It’s a nice climb and you can find  many  nice squirrels and watch beautiful city views.

You can not enter with food nor drinks (not even water!). There are some lockers to live all your belongings protected.

The castle, built in 1778, has been home to viceroys, emperors and presidents. It has also served as a military academy, powder magazine and astronomical observatory. It has been the site of a battle in the war against the United States and is currently the National History Museum.

What versatility, I say.

It has beautiful gardens and preserves many historical objects (like the carriages of Maximilian and President Juarez) and shows many rooms of various periods all very nice and well restored. There are some stunning murals, a regal staircase and beautiful stained glass windows.

The most spectacular from my point of view is the panorama of Reforma Avenue from the Alcázar: Tree lined avenue,  straight, surrounded by towers and the Angel of Independence to the distance. This avenue was built by Maxi (the Austrian emperor) to have a direct access to the national palace and named it the Paseo de la Emperatriz (“Promenade of the Empress”). It is said that the avenue Champs Elysees in Paris was the inspiration. It’s very nice indeed.

Bring your camera because there are many delightful photo opportunities.

Unfortunately for the  foreign friends, almost no signs in English are available,  so it is recommended to hire a guide to understand the context of what you see.

You can watch the photos HERE


Museo Nacional de San Carlos

9 mayo, 2015
Museo Nacional de San Carlos

Museo Nacional de San Carlos

Este muy bonito museo está ubicado en la zona del centro histórico de la Ciudad de México. A un par de cuadras de la estación del metro “Normal”.

Debo confesar que no conocía este museo ni había escuchado hablar de él hasta que un buen amigo se cambió de domicilio justo frente al museo, jeje.

El edificio es espectacular. Resulta que se le atribuye nada menos que al famoso arquitecto Manuel Tolsá (el mismo de la estatua ecuestre de Carlos IV (el caballito), del palacio de minería, la iglesia de la Profesa, el palacio del Marqués del apartado, etc.).

Se construyó entre 1798 y 1805 y se le conoció como el Palacio del Conde de Buenavista. A la muerte de éste fue residencia de varias familias de abolengo y tuvo diversos usos como ser sede de la compañía Tabacalera Mexicana (de ahí el nombre de la colonia donde se encuentra) y de la Lotería Nacional hasta que se destinó como museo en 1968.

El Museo de San Carlos alberga la colección de arte europeo del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y lleva ese nombre por su origen en la colección de la Real Academia de las Tres Nobles Artes de San Carlos de la Nueva España a finales del siglo XVIII. Además la colección se ha ido acrecentando a lo largo de los años por donaciones de ex-alumnos y la incorporación de otras colecciones.

Es una pena que no sea muy conocido porque en realidad es un edificio hermoso y disfrutable y las obras que contiene son magníficas.

Es fácil llegar a él. Visiten y sorpréndanse.

Pueden ver las fotos AQUÍ


This very beautiful museum is located in the historic downtown area of ​​Mexico City. A couple of blocks from the subway station “Normal”.

I must confess that  did not know this museum nor had heard of it until a good friend moved  just across the street from the museum, hehe.

The building is spectacular. It is attributed to nothing less than the famous architect Manuel Tolsá (same one of the king Charles IV equestrian statue, the Mining Palace, the Profesa Church, the palace of the Marquis of Apartado, etc.)

It was built between 1798 and 1805 and became known as the Palace of the Count of Buenavista. At his death it was the residence of several families of ancestry and had various uses such as the Tabacalera Mexicana company headquarters  (hence the name of the neighborhood where it is located) and the National Lottery until it was destined as a museum in 1968.

San Carlos Museum houses the collection of European art from the National Institute of Fine Arts and is named for its origin in the collection of the Royal Academy of the Three Noble Arts of San Carlos of New Spain in the late eighteenth century. Moreover the collection has been increasing over the years by donations from alumni and by incorporating other collections.

It is a pity that is not well known because it is really a beautiful and enjoyable building and the  works it contains are magnificent.

Easy to get to him. Visit and be surprised.

Watch the photos HERE

 


Querétaro de nuevo /Queretaro city again

19 diciembre, 2014
Danzante en Querétaro

Danzante en Querétaro

Hace unos meses visité de nuevo la ciudad de Querétaro. Es un estado que visito con relativa frecuencia. No deja de sorprenderme cómo ha crecido la ciudad y lo bonita que es. En esta ocasión visité un par de lugares que no conocía: El centro de convenciones y el nuevo centro comercial Antea, que es muy bonito. Además disfruté como siempre el centro histórico que es una delicia y vi a muy buenos amigos. No me canso de ir a Querétaro.

Miren las fotos AQUÍ

 


A few months ago I went back to Queretaro city. This is a state I visit quite often. It doesn’t  cease to amaze me how the city has grown and how beautiful it is. On this occasion I visited a couple of places new to me: The convention center and the new Antea mall, which is very nice. I also enjoyed the historical center that is delightful and I could met some very good friends. I never get tired of going to Queretaro.

Watch the pictures HERE


Día de Muertos en San Miguel de Allende 2014 / Day of the dead at San Miguel de Allende

31 octubre, 2014
Día de Muertos, San Miguel de Allende

Día de Muertos, San Miguel de Allende

Para este año pude conjuntar dos de mis cosas favoritas: la fiesta del Día de Muertos y el hermoso pueblo de San Miguel de Allende.

Había escuchado hablar del festival de la Calaca y por fin pude asistir. ¡Es genial!

Las calles están súper animadas, llenas de gente, color. La flor naranja de chempasúchitl está por todos lados. Encuentras altares, calaveras y flores en las tiendas, hoteles, restaurantes y jardines.

Por cierto que está como de moda que en las bodas que se realizan en el pueblo, los novios se paseen por las calles con sus invitados acompañados por música de mariachis. Nos toco ver una de noche y otra e día. Se veía muy divertido. 😊

Hay varias actividades del festival: exposiciones, conferencias y fiestas. En el jardín principal un hombre te pintaba la cara de catrina o catrín. No era nada caro y él era bueno. Me gustó mi diseño, jeje.

Visité también por primera vez a La Aurora, una antigua fábrica textil construida allá por 1902. Ahora es un lugar de arte y diseño y está llena de tiendas y galerías. La verdad es sorprendente encontrar un lugar tan sofisticado en un pueblito.

También les recomiendo ir a la terraza del hotel Rosewood, donde se tiene una de las mejores vistas de San Miguel. Vayan allí a ver el atardecer. ¡Genial!

Ha sido uno de los mejores días de muertos que he tenido. Es una experiencia que no se pueden perder.

Vean las fotos del hermoso San Miguel AQUÍ

Y las fotos  de la fábrica La Aurora AQUÍ

Y este es el video de cómo me pintaron la cara de Catrín:

 


 

This year I was able to combine two of my favorite things: A celebration of Day of the Dead and the beautiful town of San Miguel de Allende.

I had heard of the la Calaca festival and I was finally able to attend. It’s great!

The streets are super lively, crowded, full of color. The orange flower chempasúchitl is everywhere. Altars, skulls and flowers are found in stores, hotels, restaurants, gardens.

Curiously, it seems like trendy that at weddings that take place in the village, the bride and groom walk around the streets with their guests accompanied by mariachi music. We had the chance to see  one at  night and another one at day. It looked really  fun.  😊

There are several festival activities including exhibitions, conferences and parties. In the main garden a man would  paint  your face like a Catrina and or a dandy. It’s was not  expensive and he was very good. I liked my design! lol.

I also I visited for the first time La Aurora, a former textile factory built back in 1902. Now it is a place of art and design and is full of shops and galleries. Is surprising to find such a sophisticated place in a small town.

I also recommend going to the hotel Rosewood terrace , where you have one of the best views of San Miguel. Go there to watch the sunset. It’s Great!

It has been one of the best Days of the dead holiday that I have ever had. It is an experience not to be missed.

Find the pictures of beautiful San Miguel HERE

And the pics of factory La Aurora HERE


Bogotá, Colombia

25 julio, 2014
Catedral de Bogotá

Catedral de Bogotá

Hace tiempo ya que tenía ganas de conocer Colombia. Al principio solo sabía de aquel país todos los lugares comunes que uno escuchaba siempre: que los cárteles, que la droga, que la guerrilla, que la violencia (como le pasa ahora a México, que cosas…).

Un día coincidí en un proyecto de trabajo con un compañero colombiano que me abrió los ojos hacia lo que es Colombia. Él quería mucho a su país y platicamos mucho sobre su gente, sus ciudades, su variedad de climas y costumbres. Y entonces me entró el gusanito de enterarme más y me puse a leer lo que pude acerca del país y a ver todas las telenovelas colombianas que pasaban en la tele. ¡Jajaja!

A lo largo del tiempo tuve oportunidad de conocer más colombianos, ahora todos amigos muy queridos, y sentirme más cercano a Colombia y con más ganas de visitar. Además de que cualquiera que haya leído “100 años de soledad” muere por estar en la tierra que inspiró esa maravilla.

Hace unas semanas mi mejor amigo Kike, que es tan pata de perro como yo, me dijo que había encontrado un buen paquete en internet y me propuso que nos lanzáramos. Como siempre ante las posibilidad de conocer lugares y personas nuevas y además ver de nuevo a buenos amigos, hice mis cuentas, cerré mis ojitos y ¡vámonos pues qué!…. jajaja.

Cuando el avión sobrevuela Colombia (4 horas de vuelo DF-Bogotá) lo primero que notas es que ¡es muy verde! Montañas y ríos por todos lados. El aeropuerto de El Dorado es grande y funcional. Y te recibe el cálido acentito colombiano que desde ya te hace sentir bienvenido.

Un amigo que visitó Colombia me dijo que sintió que los colombianos y los mexicanos como que estamos en la misma onda. Que él se sintió como en casa de inmediato. ¡Y es cierto! Nunca me sentí ajeno o extranjero. Me sentí como en casa y muy a gusto. Supongo que uno de los motivos es que México tiene presencia en Colombia. La música, la comida, la cultura. Vimos hasta mariachis por allá. Y otro ejemplo: a la vuelta del hotel había un restaurante de nombre “La vecindad” y los meseros y meseras estaban personificados como la Chilindrina, Don Ramón, El Chavo. Jejeje. ¡Ni en México he visto algo así!

Bogotá es mucho más grande de lo que imaginaba (7 millones de habitantes) y muy extensa. Me explicaron que está como estratificada. Los mejores barrios hacia el norte y los “no tan nice” hacia el sur, aunque no es regla.

El hotel estaba en un barrio muy céntrico, Chapinero. Estábamos cerca de casi todo. Caminando y cerca de vías principales. Estábamos cerca del Transmilenio, que nosotros les copiamos y le pusimos Metrobús. Es igualito. Te mueves muy bien en eso y en taxis porque curiosamente para una ciudad de su tamaño, Bogotá no tiene metro.

La primera noche nos llevaron a cenar a un restaurante oriental buenísimo que se llama Katmandú. Buenísimo. La comida y la variedad espectaculares. De ahi ya tarde en la noche nos llevaron al mirador de la Calera, con una vista hermosa de Bogotá.

Acá su moneda (que también se llama peso) tiene muchos ceros, como en México hace muchos años, entonces todo cuesta miles de pesos. Hasta la más pequeña cosa costaba miles de pesos así que abríamos ojos como platos y corríamos a hacer el cambio, jajaja. Al final era muy divertido.

Los amigos nos llevaron a visitar un lugar magnífico muy cerca de Bogotá que se llama “La catedral de sal”. Es una antigua mina de sal que ahora es un centro turístico y religioso. Imponente. Una catedral subterránea. Y los alrededores muy bonitos. Visitamos un pueblito llamado Zipaquirá, precioso. El pueblito típico colombiano.

El día siguiente visitamos el centro de la ciudad. El corazón de Bogotá. El equivalente al zócalo mexicano se llama Plaza Bolívar. Al igual que aquí es una plaza enorme rodeada de la catedral primada, el capitolio (sede del congreso), el palacio de justicia y la alcaldía de Bogotá. Sólo que allí la plaza no estaba tomada por manifestantes. Había solo unas llamas para tomarte la foto, jeje. Comimos muy cerca de allí, a un costado de la catedral en la calle 11. En un lugar llamado “La Puerta Falsa”. Delicioso. Me gustó la comida local.

En esa misma zona está la Casa de Nariño, el palacio presidencial. Imponente y rodeada de guardias con traje de gala. Nos tomamos la foto obligada con los guardias, como en Londres, jeje.

Visitamos en esa zona dos museos: El Museo del Oro y el de Botero. El primero es espectacular. Mientras que aquí en México no sobrevivió prácticamente nada del trabajo en oro porque los españoles lo fundían todo y lo hacían barras para mandarlo a España, allá las culturas indígenas escondieron y enterraron sus obras de oro y fueron encontradas siglos después. Hay obras hermosas y es impresionante el tamaño y el detalle de los trabajos y son tantas que llenan todo un museo, aunque solo se muestra una parte de ese tesoro. Aquí apenas encontraron unas piezas chiquitas en Montealbán, además de que para las culturas de México tenía más valor el arte plumario y el jade que el oro.

Recorrimos también el bonito barrio de La Candelaria. Un barrio típico que podría ser el equivalente a Coyoacán. Con construcciones típicas y muy bonitas. Allí se encuentra el Museo de Botero. En una casa de época y muy colombiana. Para los que nos gusta la obra de Botero es un imperdible y es un regalo el ver tantas obras juntas del maestro.

Siguiendo en el centro caminamos hacia la torre Colpatria, el edificio más alto de Colombia. De día es una torre blanca y elegante y de noche está cubierta de lámparas LED que forman una pantalla gigante que envuelve la torre y despliega imágenes referentes a Colombia. Wow!. El rumbo además es una zona muy bonita y moderna.

En la noche visitamos la famosa “Zona T” que se llama así porque tres calles que convergen le dan esa forma. Es como del tamaño de la Zona Rosa del DF pero lleno completamente de restaurantes y bares, uno tras otro. Todos repletos de gente joven y súper animados. Los fines de semana es el lugar a donde ir. No hay algo así en la ciudad de México.

Hay una “Zona G” donde hay muchos lugares para ir a comer, pero esa solo la vimos de pasada.

En otro día soleado visitamos otro punto clásico turístico: El Cerro de Monserrate. Es una elevación que domina la ciudad y se tiene una vista espectacular de Bogotá. Se llega a la cima del cerro en teleférico o funicular. Allá arriba hay un santuario y restaurantes. Se está cerquita de las cimas cercanas y tienes el bosque verdísimo por un lado y del otro lado el valle que alberga la ciudad. Hay muchas tiendas de recuerdos también. Padrísimo.

El último día visitamos el Museo Nacional. Un espacio muy interesante con muestras de la historia de Colombia y su arte y cultura. Cerramos con broche de oro.

Me llevo la alegría de ver a mis amigos y sentirme muy bienvenido por la gente colombiana que quiere bien a los mexicanos (“manitos” que nos dicen, jeje).

Espero muy pronto devolver la hospitalidad a mis amigos (Víktor, Pedro y los dos Jorges, jeje) y mostrar a los colombianos que por estas tierras se les quiere también.

Aquí las fotos. Como tomé muchas, pues las dividí en temas:

La hermosa Bogotá AQUÍ

El fantástico Museo del Oro AQUÍ

La impresionante Catedral de Sal AQUÍ

El fabuloso Museo de Botero AQUÍ

El increíble mirador de Monserrate AQUÍ

Además, les regalo esto:

Una vista de 360 de la Plaza Bolívar AQUÍ

Una vista de 360 de la plaza de Zipaquirá AQUÍ

 


Panorámica de Bogotá

Panorámica de Bogotá

I had wanted to know Colombia for a long time. At first I only knew about  the country all the common places you always hear: the cartels, the drugs, the guerrilla, the violence (as happens now to Mexico).
One day I met working on a project a Colombian colleague who opened my eyes to what Colombia is. He loved his country and talked a lot about its people, its cities, its variety of climates and traditions. And then I found myself  curious about the topic and I started reading all I could about the country and watched all the Colombian telenovelas on TV. Hahaha!
Throughout the time I was able to meet more Colombians, now all very dear friends, and felt closer to Colombia and more eager to visit. Besides,  anyone who has read “100 Years of Solitude” just dies for being in the land that inspired that wonder.
A few weeks ago my best friend Kike, who is a globetrotter like me, told me he had found a good internet deal and proposed me  to make the trip. As always when I have the chance to meet new people and places and besides the possibility to see good friends again, I just closed my eyes and said: Let’s do it! …. Lol.
As the plane flies over Colombia (4 hour flight from DF to Bogota city) the first thing you notice is that it is very green! Green mountains and rivers everywhere. El Dorado Airport is large and functional. And once there you get to listen the warm Colombian accent that makes you feel welcome rigt away.
A friend who visited Colombia recently told me that he felt that the Colombians and Mexicans are  on the same wavelength. He felt at home immediately, and it’s true! I never felt alien or foreign there. I felt at home and very welcomed.
I guess one reason is that Mexico has a notorious presence in Colombia. In music, food and culture. We even saw mariachis there!  And another example: around the hotel there was a restaurant called “La Vecindadand the staff people were personified as la Chilindrina, Don Ramón, El Chavo. Hehehe. Not even in Mexico I saw something like that! 
Bogotá is much bigger than I imagined (7 million inhabitants) and very extense. They explained that the city is stratified. The best neighborhoods to the north and the “not so nice” to the south, but this is not a rule though.The hotel was in a very central area, Chapinero. We were close to almost everything,  at a walking distance and close to main roads. We were near the Transmilenio (bus service), that we mexicans copied and named Metrobus. It looks just the same. You move very easily in it  and taxis because strangely for a city of its size, Bogotá has no subway system.
The first night they took us to dinner to a terrific oriental restaurant called Kathmandu.  Great food and variety. From there they took us to the viewpoint of La Calera, with a beautiful view of Bogota.In Colombia the currency (also called Pesos) has many zeros, as in Mexico many years ago, so  everything costs thousands of pesos. Even the smallest thing cost thousands of pesos so we had eyes wide open and hurried to make the conversion, lol. In the end it was fun.Our friends took us to visit a great place very close to Bogotá called The Cathedral of salt.” It is an old salt mine that is now a tourist and religious center. Awesome. It is an underground cathedral. And there are very nice surroundings. We visited a little town called Zipaquirá: lovely. The typical Colombian town.The next day we visited the city downtown. The heart of Bogotá. The Mexican equivalent of the Zócalo  is called Plaza Bolivar. It’s a huge square surrounded by official buildings like the Cathedral, the Capitol (Congress venue), the courthouse and the town hall of Bogotá. But here, unlike Mexico City,  the square was not taken by protesters. There were only a pair of Llamas for you take the photo, hehe. We ate very near there, next to the cathedral at 11th street, at a place called La Puerta Falsa“. Delicious. I liked the local food.In the same area you find the Casa de Nariño, the presidential palace. Awesome and surrounded by guards with gala uniforms. We took the obligatory photo with the guards, like in London, hehe.In this area we visited two museums: the Museo del Oro (Gold Museum)  and the Botero Museum. The first is spectacular. While here in Mexico survived virtually none gold work because the Spaniards melted everything and made bars to send them to Spain, indigenous cultures in Colombia hid and buried their gold objects and they were found centuries later. They are beautiful and the  size and detail of the work is impressive and there are so many to fill  a whole museum, and only a part of that treasure is shown. In Mexico they just found  little pieces in Monte Alban, besides for the cultures of Mexico the  feather art  and jade stone were more valuable than gold.

We also visited the beautiful district of La Candelaria. A typical neighborhood that could be the equivalent of Coyoacán in Mexico city. With typical and very beautiful buildings. There is the Botero Museum. In a colonial house and very Colombian. For us who like Botero‘s work this  is a must and it’s a gift to see so many master works together.

Continuing in downtown we walked to the  Colpatria tower, the tallest building in Colombia. At day it’s  a white elegant  tower and at night it is covered with LED lamps forming a giant screen surrounding the tower and displays images related to Colombia. Wow. The sourrandings are also a very nice and it’s a modern area.

In the evening we visited the famous T Zone, so called because three streets converge there in that form. It’s about the size of Zona Rosa in Mexico City but completely filled with restaurants and bars, one after another. All full with young people and super animated.  At weekends this is the place to go. There is nothing in Mexico city like this.

There is a G Zonewith  many places to go to eat, but we only saw it passing by.

On another sunny day we visited another classic tourist spot: El Cerro de Monserrate. It’s a mountain  overlooking the city and has a spectacular view of Bogotá. You reach the top of the mountain by cable car or funicular. Up there lies a sanctuary and some  restaurants. It is really close to the nearby peaks and you have have the greenest forest on one side and  the huge valley that houses the city on the other. There are also many souvenir shops. Really cool.

The last day we visited the National Museum. A very interesting place with displays on the history of Colombia and its art and culture. We closed on a high note with this.

I brought the joy of seeing my friends and the feeling of being very welcomed by the Colombian people who like Mexicans very much (“Manitosthey call us, lol).

I hope very soon to return the hospitality to my good friends (Viktor, Pedro and the two Jorges, lol) and show Colombians that these lands love them  too.

Since I took a LOT of pictures, I divided them by topics:

The beautiful Bogotá City HERE

The fantastic Museum of Gold HERE

The impressive Salt Cathedral HERE

The fabulous Botero Museum HERE

The wonderful Monserrate hill viewpoint HERE

Besides, I have this extras:

A 360 degree view of Bolivar Square HERE

A 360 degree view of Zipaquirá town square HERE


Plaza de las tres culturas, Centro Cultural Tlatelolco / Three cultures square and Tlatelolco Cultural Center

29 marzo, 2014
La Plaza de las Tres Culturas, Tlatelolco

La Plaza de las Tres Culturas, Tlatelolco

Hace años leí el famosísimo libro “La noche de Tlatelolco” de Elena Poniatowska.  Me estremeció.

Sentí una gran curiosidad por conocer ese espacio emblemático donde ocurrieron esos hechos sangrientos. Pero como sucede a menudo en esta ciudad inabarcable, pueden pasar  años y nunca conocer un lugar específico. Aún un lugar tan importante.

Tlatelolco ha sido parte  de la historia de México en varios momentos. Era una de las ciudades estado que confirmaba la triple alianza junto con el reino de Tlacopan y los Mexicas en tiempos prehispánicos. Allí estaba el mercado o  “Tianguis” más grande de mesoamérica, descrito por el maravillado Bernal Díaz del Castillo. Allí  se libró la última gran batalla entre españoles y aztecas. Con las piedras de los templos destruidos se construyó  el tiempo de Santiago que está en ese mismo lugar.

En la época moderna se construyó allí el entonces modernísimo conjunto habitacional en los años 60. Ejemplo de urbanismo de la época.  La que era la antigua sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores, ahora es el Centro Cultural Tlatelolco.

Por eso es la plaza de las tres culturas, la prehispánica, la colonial y la moderna.

Al fin pude visitar este sitio. Creo que pocos lugares en México encierran tanta historia y que deban  cargar tanta energía de tantas épocas.

La entrada es gratuita y vale la pena hacer una visita y tratar de recordar toda esa historia, mientras se recorren sus ahora tranquilos caminos.

Mira las fotos AQUÍ

Una vista de 360 grados de la Plaza de las tres culturas AQUÍ

Una vista de 360 grados de una sala del Centro Cultural Tlatelolco AQUÍ

 


 

Years ago I read the famous book “The Night of Tlatelolco ” by Elena Poniatowska. I shuddered.

I felt a great curiosity about this iconic space where those bloody events occurred . But as often happens in this  gargantuan city, it may take years and you´ll never run into  an specific place. Even such an important place like this one.

Tlatelolco has been part of the history of Mexico at various times. It was a city-state and it conformed the triple alliance with the Mexica state and Tlacopan kingdom in prehispanic times. It was home of the famous market  or “Tianguis ” of Tlatelolco, the largest in Mesoamerica, described by a marveled Bernal Diaz del Castillo. Here took place the last great battle between the Spanish and Aztecs warriors. With stones of the destroyed prehispanic temples the Santiago church that is in the same place was built.

In modern times there was built the then -modern housing complex in the 60s. An example of urbanism of the period. There  was the former headquarters of the Ministry of Foreign Affairs, which now is the Tlatelolco Cultural Center .
That is the meaning of Plaza of the Three Cultures: Hispanic, colonial and modern  cultures.

Finally, a few days ago I could get to know this important landmark. I think few places in Mexico contain so much history and so much energy of so many ages.

Admission is free and is worth a visit. Try to remember all that history while you walk by its now quiet walking paths.

Watch the pictures HERE

A 360 panorama of the 3 cultures square HERE

A 360 panorama of one of the halls at the Tlatelolco Cultural Center HERE

 

 


A %d blogueros les gusta esto: