Palacio Postal de la Ciudad de México/ Mexico City Postal Palace


Palacio Postal

Ya nadie escribe cartas.

Mis primeras cartas las escribí cuando era niño y tuve una amiguita por correspondencia. Ella era de Costa Rica. Recuerdo la emoción al recibir su primera carta. Pasé días espiando al cartero, corriendo cada vez que sonaba su característico silbato y revisar si había algo para mí.

Cuando al fin llegó esa primera carta la observé por mucho rato antes de abrirla. Miré de cerca el papel revisando su textura.  Observé maravillado el timbre postal con pájaros de colores pegado en una esquina. Trataba de imaginar por cuantas manos había pasado, cuantos lugares había recorrido. Cómo llegó al avión que la trajo a México. Todo lo que había pasado esa carta desde que salió de las manos de esa niña y fue puesta en un buzón en otro país hasta llegar a las mías.

Cuando  abrí la carta cerré mis ojos y  la olí para ver si detectaba algún aroma de esas tierras lejanas. La abrí casi con miedo para no rasgar demasiado el sobre o dañar la carta.  Saqué el pliego y lo  desdoblé despacio. Tenía unos dobleces perfectos. Imaginé unas pequeñas manos cuidadosas y diligentes. La desplegué sobre una mesa y observé la escritura. Eran letras grandes, redondas y perfectas. Nunca salían de los bordes de los renglones. De inmediato me avergoncé de mi escritura que me pareció en comparación descuidada y hasta torpe. Me imaginé una niña muy inteligente y  limpiecita y sonreí.

Al comenzar a leer de inmediato llegaron a mí las imágenes de los lugares que me describía, de su casa, de su calle, de su ciudad. Había incluido una postal con una bonita carreta pintada con flores. Al terminar de leer doblé la carta con cuidado dentro de su sobre y la guardé como un tesoro.

Esa primera carta y otras me regalaron una gran alegría. ¡Alguien se había tomado el tiempo para sentarse y escribir una carta solo para mí! ¿No era increíble?

Esa emoción de las cartas se ha perdido irremediablemente con la llegada del correo electrónico. Aunque me maravilla el que un mensaje escrito llegue de manera instantánea al otro lado del mundo, siento que es mucho más impersonal que una carta. Una carta puede transmitir emociones aunque no sean expresadas en el texto.Huellas de una lágrima en el papel, el olor de un perfume, el temblor en un trazo….Una carta  te decía muchas cosas de tu interlocutor. Un correo electrónico se me hace frío en comparación. Ahora al buzón solo llegan estados de cuenta, facturas, publicidad. Ya no corro a revisarlo. Es una lástima.

Mi divagación viene al caso porque en días pasados visité el hermoso Palacio Postal de la Ciudad de México y estando allí me dieron unas ganas locas de escribir cartas de nuevo, solo por el placer de depositarlas ahí, jeje.

Es un edificio de la época del porfiriato, inaugurado en 1907 y hecho por Adamo Boari, el mismo arquitecto que diseñó el Palacio de Bellas Artes.

Por dentro es precioso, y las escaleras principales son espectaculares y el trabajo de herrería increíble. En el último piso se encuentra el Museo de Historia y Cultura Naval . Para llegar ahí se toma uno de los dos hermosos elevadores antiguos originales. En la planta baja se encuentra el Museo Postal. El Palacio Postal es uno de los lugares que no se  pueden perder en el centro histórico de la Ciudad de México.  ¡Visítenlo!

Creo que voy a escribir algunas cartas… Pero me las contestan, ¿Eh?

Pueden ver las fotos  del Palacio AQUÍ

Y un pequeño video AQUÍ

 


 

No one writes letters anymore.

The first letters I wrote as a child were for a penpal girlfriend. She was from Costa Rica. I remember my excitement when I received her first letter. I spent days spying on the mailman, running every time its characteristic whistle sounded to check if there was anything for me.

When  that first letter finally arrived,  I watched it for a long time before opening it. I looked closely the paper texture. I watched with awe the postage stamp with  colored birds in a corner of the letter. I tried to imagine into how many hands it had passed, and for how many places it  had traveled. How did it get to the plane that brought it to Mexico, everything that had happened since that letter came from the hands of that girl and was placed in a mailbox in another country to reach mine days later.

When I opened the letter I closed my eyes and smelled trying to detect any scent of those distant lands. I opened it almost too afraid to tear it or damage the envelope. I took out  the letter and unfolded it slowly. It had perfect creases. I imagined careful and diligent small hands. I placed the letter on a table and noticed the writing. The characters were large, round and perfect.  They were never out of the edges of lines. I inmmediately felt ashamed of my own writing that I found clumsy in comparison. I imagined a very smart and clean girl and smiled.

When I started reading the letter immediately came to my mind the pictures of the places she described: her house, her street, her city. She had included a postcard with a nice wooden wagon painted with colorfull flowers. When I finished the reading I  carefully folded the letter in its envelope and saved it as a treasure.

That first letter and others gave me a great joy. Someone had spent time to sit down and write a letter just for me! Was not it amazing?

That excitement of  letters has been irretrievably lost with the advent of email. Although I feel amazed of how  a written message arrives instantaneously across the world, I feel it is much more impersonal than a letter. A letter can convey emotions although not expressed in text. Trails of  a teardrop on a page, the smell of a perfume, the tremor in a stroke ..A letter tells you many things about your counterpart. An email is kind of  cold in comparison. Nowadays my mailbox receives only account statements, invoices and advertising.  It’s a shame.

All this is relevant because a few days ago I visited the beautiful Postal Palace of Mexico City and while I was  there I got a mad desire to write letters again, just for the pleasure of depositing them there, hehe.

The building of the era of Porfirio Diaz, was opened in 1907 and was designed by Adamo Boari, the same architect who designed the Palace of Fine Arts.

The interior is wonderful, and the main stairs are spectacular and there is some amazing ironwork. On the top floor is the Museum of Naval History and Culture.  To get there take one of the two beautiful original antique elevators. On the ground floor is  the Postal Museum. The Postal Palace  is one of the places not to be missed in the historic district of Mexico City. Please visit!

I think I’ll  write some letters… But please write back!, OK?

Find the pictures HERE

And a little video HERE

Carta de mi abuelo a mamá. Esta carta tiene 50 años / A letter from my gandfather to my mom. It´s 50 years old

 

Anuncios

4 Responses to Palacio Postal de la Ciudad de México/ Mexico City Postal Palace

  1. Rebueno tu blog amigo… escribe bien, yo estoy lejos de hacer lo mismo en portugues, ingles o espanol. Y he visto que todas las entradas en tu blog tiene los dos idiomas…. Un bueno trabajo… Tiene curso de fotografia? Todas las fotos estan rebuenas! Saludos!

    Me gusta

    • chilangomex dice:

      Hola Roni muchas gracias! No tomé curso de fotografía. Mis primeras fotos hace años eran malísimas, pero como dice el dicho, echando a perder se aprende, jeje. El tiempo y práctica me ha mejorado un poco. Las entradas las tengo en inglés y español para los amigos extranjeros, jeje. Muchos saludos!

      Me gusta

  2. Liz dice:

    Wuauuuuuu que padre, lograste que me imaginara cada instante y me acordara de cuando recibia cartas de mis amistades cuando me fui a estudiar lejos…es lindo recibir cartas…
    Buenos si quieres mandame tu direccion! Para escribirte mandarte cartas!!
    Besos
    Es un placer recibir tus civencias, paseos y fotos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: